Colección Indaga

En este texto se abordará el “problema de la delincuencia, y específicamente a la figura del delincuente como uno de los núcleos temáticos de mayor relevancia en Venezuela, no solo desde el punto de vista criminológico o sociológico sino también cultural. Desde el período que nos corresponde abordar dentro de nuestro estudio (1968-1970) hasta la actualidad, es posible observar una tendencia hacia la profundización del problema; y nos referimos tanto a los estudios que se centran en el delincuente como objeto (la criminología, la sociología, el derecho, la psiquiatría, la psicología) como a las esferas culturales que lo ubican como figura de representación, tanto en el cine como en la literatura nacional, pasando por diversos géneros de filiación documental, como el testimonio. Esta posibilidad que abre el ‘delincuente’ como eje que conecta las más diversas esferas de la vida nacional, permite fijar la mirada en aquellos momentos en los que confluyen dichas esferas para dar cuenta de una relación cuya principal característica es el diálogo. En este sentido, es nuestro interés partir de la representación del ‘delincuente’ para establecer un punto de contacto entre la literatura y la política de la Venezuela de finales de los sesenta y principios de los setenta, con el fin de analizar un momento de doble transición en el que se produce, a nivel político, una resignificación del enunciado ‘delincuente’, y a nivel literario, la emergencia de la representación del ‘delincuente común’, en diálogo con la figura del ‘insurgente’. Todo lo anterior a partir de tres obras publicadas entre 1968 y 1970: País Portátil, Cuando quiero llorar no lloro y Rajatabla”.

Edición digital
  • -Año de edición 2018
  • -ISBN 978-980-237-430-4